Home › Ecoturismo › Parques Nacionales › La Tigra › 


Parque Nacional La Tigra

La Tigra es de vital importancia para la ciudad capital Tegucigalpa ya que provee casi el 40% del agua potable. Los bosques nublados son reservas de agua. Cuando las nubes cargadas de humedad chocan contra las montañas esta humedad se condensa en las hojas y tallos de los árboles, como estos están cubiertos por epifitas, la humedad es absorbida inmediatamente hasta que los organismos vegetales que cubren la corteza de los árboles llegan a su capacidad máxima de absorción y el agua comienza a deslizarse hacia el suelo siguiendo la corteza del árbol o por goteo desde las hojas. De esta manera el agua no golpea fuertemente contra el suelo evitándose así su compactación y/o erosión, facilitando el proceso de infiltración del agua en el suelo la cuál es almacenada durante el invierno. Este proceso natural de reserva garantiza el abastecimiento constante de agua a las comunidades aun durante la época seca (verano).

Uno de las especies más sobresalientes en la Tigra es el ciprés (Podocarpus oleifolius), una especie de árbol con hojas perennes que son admirados por su hojas anchas únicas; se encuentran más frecuentemente en Suramérica y en las zonas limítrofes del norte de Honduras. También es destacada la presencia de árboles como aguacatillo, uno de los principales alimento para el quetzal (Phoebe spp.), roble de montana (Quercus spp.), gorila (Clusia salvinii), liquidámbar (Liquidámbar styraciflua), árbol de pino (Pinus maximinoii y Pinus pseudostrobus)

Los bosques nublados no tienen una un alta biodiversidad como el bosque lluvioso, pero son el hogar de muchas especies endémicas. Convirtiendo las reservas de bosque nublados en hábitat de alta importancia para la sobre vivencia de estas especies. Los reptiles forman el grupo con el más pequeño número de especies en La Tigra. Hay tres especies de anfibios y 13 especies reptiles, 2 de los cuales son raros y 2 son venenosos. Las especies más notables de estos grupos son el Sceloporus malachitichus, conocido por los locales de ser venenosos, y el raro earthworm snake (Typhlops costaricensis).


El segundo grupo de los más grandes son los mamíferos, con 31 especies, 6 de las cuales se encuentran en peligro, 2 amenazados y 2 son considerados raros. El más notable de los mamíferos son los felinos, representados por el jaguar, ocelotes y el yaguarundí, chequeo, dantos, pisotes, guatazos y cusucos son unos cuantos más de los mamíferos encontrados en La Tigra.

El grupo de las aves es el más grande en especies. El parque tiene un total de 34 de familias con 171 especies, 42 de las cuales solo se encuentran en bosque nublados y 27 especies migratorias que usan el área durante su migración. Algunos de ellos son considerados en peligro y amenazados, como es el caso del chachalacas (familia Cracidae) y trogon (familia Trogonidae), los cuales incluyen el Resplandeciente Quetzal, el místico y famoso de los Aztecas y Mayas. Los visitantes que estén interesados en ver el Quetzal tendrán mejores oportunidades en la época de reproducción entre marzo y mayo. Normalmente ocultos en la densa vegetación de los bosque nublados, durante esta fechas las hembras son muy activas y bulliciosas tratando de atraer al macho.


La Tigra cuenta con dos entradas y centros de visitantes. Los mejores servicios son encontrados en la entrada de El Rosario. Aquí se encuentra un centro de visitantes, con mapa e información. En el viejo hospital de las minas usted encontrara un campamento con 8 habitaciones con baño privado. La cafetería puede se abierta ante peticiones de grupos. Acampar también es posible, utilizando los servicios sanitarios del campamento. La otra entrada es Jutiapa, la cual provee un centro de visitantes donde usted puede acampar si usted lleva su propio equipo de campamento, también en Jutiapa cuentan con servicios sanitarios.

La Tigra también tiene un sistema de senderos. Hay 6 senderos, 4 son accesibles desde el centro de visitantes de Jutiapa y 2 desde el centro de visitantes de El Rosario. Estos senderos tienen bonitas vistas, áreas de descanso y áreas para merienda. Los senderos tienen variados niveles desde 1 hasta 4 o 5 horas de caminata. Además de estos 6 senderos existe una carretera de acceso. La conexión de los centros de visitantes de Jutiapa y El Rosario, toma tres horas de buena caminata.

Para tour información vea Tour Privados section